sábado, 19 de agosto de 2017

Mi dolor limita al sur con el paso de es Freus


@Martatorresmol

Mi dolor limita al sur con el paso de es Freus. Justo ahí, en el punto en el que todos los barcos bailan, incluso cuando el mar (la Mar) está como un plato, justo ahí, donde algunos turistas de vuelven verdes, justo ahí, donde se pueden contar ya las casitas de Formentera, justo ahí, sobre el negro azulado de las algas, justo ahí, el dolor se duerme. Se calma. Se esconde. A veces huye. Lo veo lanzarse de cabeza y perderse entre las olas. Me da un descanso. Una tregua. Al sur.

Mi dolor limita al norte con el paso de es Freus. Justo ahí, en ese punto en el que se olvida el olor de la tierra, justo ahí, donde el mar (la Mar) siempre te salpica la cara, justo ahí, donde los desfiles se ponen juguetones, justo ahí, donde la bruma a veces desdibuja el horizonte, justo ahí, en dos islas y en ninguna, el dolor despierta. Se altera. Se hace notar. Vuelve. Frío y húmedo. Sin descanso. Al norte.

4 comentarios:

  1. Todo parece buscar ese respito necesario...

    Besos !!

    ResponderEliminar
  2. Hace ya bastantes años que hice ese trayecto. No me acuerdo si me puse verde, pero lo que sí recuerdo es el sol y las higueras de Formentera. Volvería.

    Saluditos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorokin, ahora ese trayecto es tan corto que, excepto en días de muy mala mar, apenas tienes tiempo ni de ponerte verde. Esas higueras tan características, con sus 'estalons' para que las copas crezcan a lo ancho y aprovechar la humedad al máximo, están en vías de extinción. Por desgracia, cada vez quedan menos. Cuidarlas requiere tiempo y mañana. Pero alguna queda.

      Saludos

      Eliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...