martes, 5 de septiembre de 2017

'Patria', el perdón


@Martatorresmol

He disfrutado y sufrido mucho con esta novela. Perdón, con este novelón. Porque sí, es un novelón. De los que te pillan (lo siento, pero son los libros los que te escogen, no tú a ellos, por mucho que creas) y ya no te sueltan. Entiendo el éxito de 'Patria', de Fernando Aramburu. Tiene todos los ingredientes para ello. Está muy bien escrita. Es muy clara. La historia te llega. Te interesa, te emociona, te alegra, te enfada, te entristece, te indigna, te consuela... Es lo suficientemente larga como para que te dé tiempo a digerirla. Sí, es de esas historias que hay que digerir. Con cuatro estómagos, como los rumiantes, a ser posible. Y los personajes, los personajes parecen haber salido del portal de al lado, de lo reales que son, o que parecen, o que son. Bueno, no lo sé, porque es una novela, pero estoy convencida de que en algún rincón del País Vasco hay más de una Bittori que corre a la tumba de su marido asesinado el día que ETA anuncia el abandono de las armas, y muchos Txatos que temían un atentado que al final segó su vida, y varias Miren que se agarran con fuerza a una causa y justifican los muertos que carga a su espaldas, incontables Xose Mari que mataron y ahora ven escapárseles la vida en prisión, decenas de Nereas que se negaron a asumir que a su padre lo había asesinado la banda terrorista.

Qué difícil es. Qué difícil debe haber sido tejer esta historia. Si a mí, leyéndola, se me han anudado las tripas constantemente no me atrevo a imaginar lo que sido ir trenzando todos esos mimbres que pinchan, se enredan, cuesta doblar. Es una novela que duele. Desde el primer momento, ése en el que se cruza la puerta de la piel de Bittori, es inevitable sentir rabia. Enfadarse. Es casi imposible no empatizar con esa mujer, una mujer como cualquier otra, madre de dos hijos, esposa de un pequeño empresario de transportes, ama de casa, clienta del mercado, cuyo marido se marcha un día al trabajo después de la siesta y ya no vuelve más porque, a la vuelta de la esquina de su casa, le descerrajan un tiro. Una mujer que, pasados los años, con los hijos ya mayores, después de marcharse fuera del pueblo en el que pasó todo y donde todo dejó de ser lo que era, decide volver. Un regreso lleno de silencios, de malas caras, de desplantes. Un regreso a su vida de antes, un poner un geranio en el balcón que más de uno se toma como una provocación. Ella es la víctima, pero hay quien no piensa así. Como su vecina, Miren. Su amiga. Su confidente. Miren. La madre de Xose Mari. La madre de un etarra. Quién sabe si del mismo que apretó el gatillo mientras el Txato, que a él y a su hermana los trató casi como a hijos, le sonreía. Quién sabe. Hay tensión en ese regreso. Una tensión que traspasa el papel y que, por suerte, concede treguas al lector a través de flashbacks del pasado. Treguas o, mejor dicho, falsas treguas, porque después de cada una de esas miradas atrás todo el presente se hace más crudo, más duro. Se hace bola. Y está bien, así debe ser, porque sólo así es posible comprender todo eso que sobrevuela 'Patria': lo imposible que es olvidar y lo necesario que es el perdón.

Tengo algún pero. Pequeño. Diminuto. En algún momento de la lectura me dio por pensar en Miren, en ese personaje desagradable, incómodo, implacable, casi robótico, insensible, sin empatía, cruel... Le estuve dando vueltas a si habrá gente así, si las tintas estaban cargadas en demasía contra ella (pensar eso me tuvo varias horas enfadada con la historia), si era yo la que, desde mi punto de vista, la veía así... No lo sé. Aún no lo sé. Sólo intuyo que, con las tintas cargadas o libres, ese personaje es necesario, así, para que la historia se desplome sobre ti. Página a página. Porque 'Patria' es una novela, es ficción, sus personajes no existen, lo que les ocurre podría no haber pasado o le podría haber pasado a decenas de personas, pero eso da igual, es casi real. En el pleno sentido de la palabra. Es una de esas invenciones que sirven quizás no para explicar, pero sí para entender, que al fin y al cabo es lo importante, lo que pasaba de puertas para adentro en una familia cualquiera, a un bando y al otro del terrorismo de ETA.

"Ahí va la pobre, a romperse en él. Lo mismo que se rompe una ola en las rocas. Un poco de espuma y adiós. ¿No ve que ni siquiera se toma la molestia de abrirle la puerta? Sometida, más que sometida. Y esos zapatos de tacón y esos labios rojos a sus cuarenta y cinco años, ¿para qué? Con tu categoría, hija, con tu posición y tus estudios, ¿qué te lleva a comportarte como una adolescente? Si el aita levantara la cabeza... En el momento de subir al coche, Nerea dirigió la vista hacia la ventana tras cuyo visillo supuso que su madre, como de costumbre, estaría observándola."

Título: 'Patria'
Editorial: Tusquets
Páginas: 648
Precio: 22,90€
Procedencia: préstamo Marian

19 comentarios:

  1. La estoy empezando ahora así que poco te puedo decir. Empieza a dolerme, eso sí.
    Besotes!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Margari, ya me contarás qué te ha parecido. ¡Disfrútalo! (Aunque suene raro decir esto con un libro como éste).

      Un besazo.

      Eliminar
  2. Todavía tengo los pelos de punta y el estómago encogido. La he acabado de leer y me parece una obra maestra. Maestra, pero terrible en su aparente simplicidad. Aramburu con sus saltos atrás y adelante, construye un libro completo, perfecto. De los personajes, no sé si Miren es una persona real o es una alegoría en su intransigencia, pero con todo resulta tremenda aunque, al final acepte sin rechistar que su otro hijo, sea homosexual. El personaje más "asqueroso", diría yo, es sin duda el cura don Serapio, pero es muy posible que hubiese muchos así en Euskalherría.
    Ojo, Margari, no leas mi comentario, que está lleno de spoilers.
    Euskosaludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sorokin, una de las cosas que más me ha fascinado de este libro es lo bien ensamblado que está y lo bien trazados que están los personajes. Es verdad que el cura da bastante grima, aunque Miren fue la que más impactó, por mucho que al final, bueno, ya sabes.

      Saludos.

      Eliminar
  3. ¡Hola!!! A mí también me gustó, aunque también es cierto que en varios momentos quizás se me hizo un poco pesado, pero en general me gustó. Eso sí..., no conseguí empatizar con ninguna de las dos mujeres protagonistas. Con Miren está claro y cualquiera que lo haya leído entenderá el porqué, pero en el caso de Bittori, no sé muy bien que me ocurrió para que no consiguiera caerme bien. Siempre de mal genio, enfurruñada, pero claro después de lo que había vivido la mujer es cuanto menos lo normal. Lástima sí que me dio y mucha
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marian, a mí pesado no se me ha hecho en ningún momento y, aunque entiendo lo que dices de Bittori, yo sí empaticé con ella y con esa insistencia en volver al pueblo.

      Besines.

      Eliminar
  4. Por aquí paso a leerte y que me des ideas para leer. :)

    Besitos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nieves, éste es uno de los buenos, anímate.

      Besos.

      Eliminar
  5. En algún momento lo leeré. Porque cada opinión que leo me hace ver que me estoy perdiendo una buena historia.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al calor... Es una buena historia y está muy bien escrita. Ya me dirás.

      Abrazos.

      Eliminar
  6. Tienes toda la razón, los libros te escogen, y este a mí no me quiere. Vale, yo a él tampoco. Y he ido varias veces a la biblioteca a buscarlo y en alguna ocasión he llegado a tenerlo en la mano. Pero siempre ha vuelto a su sitio. No sé por qué no quiero enfrentarme a él, es un tema que no puedo abordar, la leería como un castigo, y la lectura no puede ser un castigo, nunca. Y quizás tenga algo que ver que por trabajo conocí a una etarra con delitos de sangre y cada vez que la miraba quería preguntarle ¿cómo puedes matar a alguien así, sin más, alguien que no te ha hecho nada y le destrozas la vida y la de su familia para nada? Y luego pensaba, si tuviera que matar a alguien porque se lo dicen "los de arriba", podría ser yo, así, porque le pillo de camino. La Patria seguirá en la estantería.
    Excelente reseña.
    Y me da pena decírtelo pero sí existe gente como Miren.
    Besos, talentosa Dorothy

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Norah, no sé qué haría yo teniendo a alguien así delante. Supongo que preguntaría. Bueno, supongo no, estoy segura. Es mi trabajo, es mi pasión y vivo siempre en clave interrogativa. Es un novelón, pero si no te quiere, no te quiere. Y punto. Sí, supongo que si Aramburu la ha retratado tan bien es que existe Miren, pero se me hace complicado entenderlo.

      Un besote.

      Eliminar
  7. Yo también creo que son los libros los que la escogen a una, y no al revés.
    En cuanto a "Patria", estoy bastante indecisa. Soy algo cobarde ante los libros muy extensos, pero lo que realmente me echa para atrás son las críticas negativas de la novela. Veo que a ti te ha llegado esta lectura, ya que obviamente cada lector siente de una forma distinta.
    Quiero saber yo también qué ocurría de puertas para adentro cuando los ecos de la ETA explotaban, en la distancia y la cercanía, así que no la descarto.
    Abrazos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sofia, ¿críticas negativas? La verdad es que no he leído ninguna crítica negativa de este libro... Todo lo que he leído, en diarios, revistas y blogs, habla muy bien de ella, salvo algunas pequeñas pegas. Si te interesa qué pasaba de puertas (y de piel) para adentro, este libro es para ti.

      Abrazos.

      Eliminar
    2. No es que fuesen críticas negativas generalizadas, pero sí leí en un foro y en alguna reseña opiniones menos entusiastas de la novela. Como digo, todo ello es muy subjetivo y depende de cada quien, aunque a veces uno se vea inevitablemente influenciado por las críticas. Sea como sea, siempre es necesario juzgar por uno mismo, y más cuando de un libro se trata.
      Besines

      Eliminar
  8. Todavía no lo he leído, pero lo tengo. Y bueno, se publicó hace un año y sigue vendiéndose a lo grande. Está claro (aunque no siempre ese dato es sinónimo de calidad) que no puede ser casualidad. Hay detractores, claro, siempre los hay, pero está claro por lo que veo, que este libro llega. Un besote.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Rocío, es uno de esos casos en los que ventas y crítica van casi de la mano. Detractores hay, lógico. Es algo que se entiende fácil cuando la lees. Supongo que a quienes simpaticen con la izquierda abertzale no les gustará mucho. Pero, independientemente de eso, de qué lado sientas más cerca, es una buena novela, creo.

      Un besazo.

      Eliminar
  9. Siempre estaré enamorada de Patria. Para mí también es un novelón y comparto tu opinión. En cuanto a Miren, a mí me pasó que, a pesar de pensar como piensa y ser quién es, llegué incluso a entenderla aunque no a justificarla. Creo que ahí reside la maestría para crear un personaje. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Marisa, no me extraña. No es que no entendiera a Miren, es que no sé hasta qué punto ese personaje está ahí para eso, como sparring. Si es así, me pareció demasiado evidente por unos momentos. Fue eso lo que no me gustó, pero vaya, que es un pero pequeñito.

      Besines.

      Eliminar

Comenta, habla, opina, grita, chilla, susurra...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...